Translate

miércoles, 12 de julio de 2017

Historia breve

"Le conocí cuando yo de humano, solo tenía la carcasa.
Por dentro estaba vacía y había aparatos que me permitían
respirar, procesar, vivir.
Fingía ser feliz. Siempre sonreía. Nunca lloraba, a los
médicos se les olvidó ponerme lágrimas.
Iba de un lado para otro. Mis hijos podían amarme o hacerme enojar.

Yo, sonreía.

Mi esposo era un pesado que siempre se reía de los sonidos que emitían los aparatos dentro de mí.
Eres una marioneta, me decía.

Claro, él se creía el pupetero. Yo, sonreía.
Nadie, ni los médicos sabían que no dormía nunca. Pero yo no me quejaba, sino dormía fingía dormir. Con los ojos cerrados inventaba una y otra vez la historia donde no había perdido mis entrañas, mi corazón, mi matriz.

Yo tenía el gusto de cantar en el coro de la iglesia, solo por el gusto de cantar, no porque me gustara estar entre santos y rezos.
Era una forma de relajarme, de voltear el corazón artificial y bombear formas nuevas de vida en mi interior. Fue así que le conocí. Él era un ángel, de esos que esculpen artista anónimos.

Tenía los ojos transparentes y pude ver a través de ellos.
Contrario a mi, él por fuera era una figura inerte,y por dentro bombeaba un corazón.
Le toqué el alma con un suspiro y él me respondió con un guiño.

Todos los domingos le veía, y era mi felicidad.
El cielo era limpio y hermoso, mi corazón de chips y alambres gritaba en el paroxismo de la felicidad.
Mi Ángel un día desapareció.

Creo que se lo llevo una joven hermosa para desposarlo en Navidad.

Mi corazón se oxidó, y poco a poco estoy dejando de respirar."

..........Poco a poco.......

Verónica Miranda


Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Share

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More