Translate

Cada día tenía un nombre distinto

La máquina de coser sirve de escritorio

No penetres mi mundo

Estacas de luz desgajan mis ojos, espejos sin mi imagen

Oscuros pensamientos

Ciudad desesperada de moleskines escondidos entre mi brazo

Gritando!

Irradiando en la oscuridad

El silencio no existe

Oscuros pensamientos

sábado, 26 de octubre de 2013

Palomas duende en una ciudad descarapelada con mirada de niño triste

Una ciudad con historias en su piel
Se va descarapelando con las lágrimas ácidas
A veces les inventamos un rostro,
un corazón,
se lo pegamos al pecho
y le cuidamos la herida.
 Le ponemos rostros a las paredes,
Nosotros, pequeños artistas-delincuentes
que ofenden al burgués que mira con desdén
que queramos ponerle piel a las ruinas

 Los búhos son sabios cuenta la leyenda.
Este búho nació ayer de una mano alzada
que vigilaba no le atraparan,
Al final nació
y ahora nos mira con recelo,
en espera de que alguien tome una espátula
y le desaparezca.


 Y hay cuervos como en un palacio real
estos cuidan una entrada de lo que fuera un palacete
 Ciao ventanas!
Sí miro hacia adentro hay una habitación sin techo
La noche les cobija
y el día les acaricia
 Me alejaré un poco,
El bullicio de la ciudad me parece una sinfonía
con el lijar del ebanista
en el momento cumbre
me parece una dulce percusión.

 Las palomas duendes aparecen de pronto ante mi mirada.
Siempre les miro como sí fueran hadas
 El arte no se niega, en estos comprimidos edificios
Quiere salir
Sale a la calle

 El artista exhibe en la acera
 Miro el cielo un poco.
La tormenta se ha ido ya
Comienza el frío
Un frío estremecedor
 El Sol acaricia esta ciudad
La ciudad le sonríe con su rostro de calavera.


 El indigente busca ese rayo de Sol,
se levanta presto a que le acaricie
 Las palomas duendes aparecen con sus hermosas alas
las agitan,
pero no remontan el vuelo.

¿Pero estás triste?
¿Tienes frío?
¿Haz comido?

 ¿Estás cansada dulce paloma duende?
 La paloma duende ya es vieja
cuando ha cumplido los treinta
El hombre es una bestia
que aniquila todo a su paso

 La paloma duende
tienen alas recortadas
con esas alas protege a sus hijos
con esas alas se hace un abrigo en las madrugadas.

 Ellas, las palomas duendes
tienen que sonreír,
muchas veces,
sin ganas.

 Por sí no has visto bien....

 Por sí gustas charlar...

 Por sí gustas tomar el Sol...
 Por sí gustas querer matar, al padre hijo de puta
que humilla a su pequeño niño
Mientras la ciudad se va cayendo en moronitas
de injusticias
y sentimientos reprimidos

Afuera en la calle, las palomas duendes
te dicen ¡Adiós!.


Share

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More