Translate

martes, 25 de agosto de 2009

Transmutando




Buscaba morir en los besos prohibidos del Kaos
Con el cuerpo desnudo amarrado a grilletes en la pared
Latigueada, herida y sudando
Expiando el dolor del alma, sin sentidos mortales deteniendome.

Entonces,
él encendió una pipa y la puso en mis labios sangrantes, heridos.
Un suave humo aspiré, tan lento, tan despacio
que aquello que me tenía adolorida, desapareció
Ya no quería morir, sabía que estaba muerta y eso era suficiente
para mí.

Escape; aún entre sus brazos y salvajes caricias, lo pude hacer.
Las campanadas de la media noche en año nuevo, resonaron en una
alegórica metafora. El Kaos no pudo alcanzarme. Me había liberado.

Pero cambié, transmuté en una especie anacrónica de silencios y
sexualidad reprimida. Donde el único acto amoroso, era penetrar
mi propia carne con una navaja oxidada y hacerme sangrar a punto
del orgasmo y lágrimas rabiosas resbalando hasta mis senos.

No podía percibir los cambios, todo era una estación del año,
Un invierno perpetuo, con eneros congelándome los huesos;
aunque la canícula de Agosto estuviera calcinando mi existencia.

Entonces, sí...

Entonces, llegaste tú, y me convertí en pétalos delicados
de flor de mujer. Me hiciste princesa
y dejaste tu miel en mí.

Desde aquel tiempo, hasta ahora los años me encadenaron
a crueles juegos del destino. Donde sola y preñada, arranque
de la vida las fuerzas para subsistir
Siempre tú, siempre tu calor. Me amaste y me odiaste, huiste y
regresaste, pero siempre tú, nadie más, sólo tú.

Ahora no estás, ya no soy flor...

Todo vuelve al Kaos de donde comencé, dónde mi vida se extingue
en hogueras ardientes y me convierto poco a poco en cenizas
que se esparcen al viento y no, no te encuentro.

Reacciones:

1 comentarios:

Qué fuerte!
Que entrada más supererótica!

Publicar un comentario

Share

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More